La película 365 no en vano está en la lista de peliculas mas vistas de Netflix. Explora la historia de un mafioso que exuda sensualidad. Este tipo retiene contra su voluntad a una mujer que acaba de salir de una relación muy poco nutritiva.- ¿Quién de nosotras no ha fantaseado alguna vez con el chico malo de la película?-. Total, que este mafioso escultural que sólo se delata por los tatuajes (y por algunos momentos de iral mal contenida) prácticamente secuestra a la protagonista y le promete que la liberará dentro de 365 días.

Ella, disgustada al inicio (pero igualmente seducida) demora un poco en seguirle el juego. No te voy a contar toda la película, que al ser erótica se mantiene en tensión sexual un buen rato. Ella lo seduce, el la provoca, ella lo provoca más. El punto aquí es que esta película está causando furor al estilo de 50 Sombras de Grey. Y quiero aprovechar para contarte porqué.

En el terreno sexual es donde más frecuentemente estamos intentando satisfacer fantasias. Y la mayoria de nosotros vamos a fantasear con lo prohibido, lo que nos han negado, lo que en algunos sentidos satisface a nuestro inconsciente. Lo que no encaja con las mujeres bonitas y buenecitas. Con las muñequitas de porcelana que educaron en casa. Entonces fantasias de ser secuestrada, raptada, agredida, prostituida son comunes y normales. Tambien ser sometida de diversas maneras o su lado contrario, someter, poseer, dominar. Tan común es esto en nuestra psique como intentar satisfacer nuestras necesidades de amor, carino, protección con abrazos, mimos y peluches.

Entonces… ¿Se vale fantasear con todo eso?

Claro que se vale y es super saludable dar un espacio a todos esos deseos. Siempre va a ser mejor aceptar esos deseos y recrearlos en fantasías que negarlos, reprimirlos y vivir las consecuencias de un modo que no siempre podremos controlar.

Ahora bien, la vida real no esta hecha solamente de fantasias. Sino de necesidades mas corrientes. En la vida diaria procuramos sostenernos y ser felices (o lo más felices que sea posible) y para lograrlo es necesario que nuestros vinculos y relaciones se puedan sostener sin hacernos demasiado daño. Y allí es donde requisitos mínimos de respeto y trato, de valoración y de seguridad no pueden dejarse de lado. En lo sexual puedes hacer rol play y pedirle a tu pareja que te secruestre, seduzca y chantajee. En la vida real debes estar segura de contar con un compañero o con alguien que te respeta mínimamente. Y para algunas personas muy jovenes o poco educadas esta distinción no siempre es tan obvia. Al fin y al cabo todos hemos permanecido alguna vez en una relación a pesar de no tener el trato, respeto o consideración mínima que necesitamos.

Mi recomendación es que esta pelicula -obviamente- no debe ser vista por adolescentes. Y debe ser tomada como lo que es, material erótico para la diversión trazando una linea clara entre realidad y fantasía.