Los cuentos de hadas existen, pero vienen con monstruos, deudas que se tienen que pagar, princesas guerreras que a veces están tristes, príncipes con temor al compromiso, hijos que necesitan alimento, casas que se tienen que limpiar y sueños que se tienen que cumplir.